25. ene., 2017

Texto

Entendemos como heterotopia , término acuñado por Foucault) como aquellos otros lugares (Other spaces, wirkliche, wirksame Orte), reales y efectivos configurados por la sociedad, como lugares de reubicación permanentes como transitorios y que obedecen a la misma lógica inclusión/exclusión, como ejemplo, Foucault cita a Clínicas de Rehabilitación y Psiquiátricas, Asilos de Ancianos, Cárceles, Cines y Teatros, Restaurantes, Colonias, Bibliotecas, Centros Culturales etc.. 

Así la Heterotopia , el otro lugar, es un orden transformado, un nuevo subsistema funcional, es inclusión a partir de exclusión de otro subsistema, con su propia inclusión/exclusión, en que tanto la inclusión/exclusión no es trivial y no siempre posible. (En los asilos de ancianos la exclusión es la muerte al igual que el condenado a cadena perpetua, véase también la dificultad que tiene un condenado a reinsertarse en el mundo laboral)

La heterotopia se constituye como otra realidad, disparatada, se mueve entre el polo compensatorio e ilusión, con su dosis de irrealidad y surrealismo, al fin y al cabo, estar allí sin un saber inmediato del ser mediato , desde el estar allí indeterminado al determinado, degradado a lo ya comunicado, probablemente aislado del entorno. 

En las heterotopias se transita entre el aburrimiento y el entretenimiento, como aquél estado en que se descubre con lo que uno podría ocuparse, y con mayor intensidad en la medida que más se aburra, en cuanto no tiene ganas de ocuparse o en que no se responde a la comunicación con comunicación , respectivamente.

El estado y los privados, atemorizados por la peligrosidad de anomia y de locura societal, llenan o lo intentan con heretopias para los jubilados, el vacío de la cesantía, las carencias de la pobreza, la flojera, el desambular drogadicto, la criminalidad, la adrenalina de todo tipo, en que se encuentran también los estratos más privilegiados – con su juventud mal educada y viciosa- -con los marginados.

A diferencia de lo anterior, también aparece la Utopía, como un lugar irreal y virtual, de diseño alternativo a la perfección de las condiciones reales. 

Bajo este concepto, el ocio pasa a ser como aquel estado de vida plena, en tiempos prósperos, por fin en la patria, más allá del trabajo, sábados y domingos indiferenciados, desarrollando algún pasatiempo como profesión, participando y buscando el acoplamiento en las actividades comunales y de la ciudad, en un matrimonio feliz con su conciencia, percibiendo un festivo diario vivir
.