2. feb., 2017

Texto

DISYUNTIVAS ENVENEDADAS

A P. Sánchez no le han dicho que segundas partes nunca fueron buenas y parece que quiere volver para acabar de apuntillar al partido, ese “espacio” que le dio acomodo durante toda su vida (de ahí que no sepa nada de lo que pasa fuera y no le importe, -que es peor)-

Por la virulencia con la que se muestran sus seguidores… vuelve con sed de sangre y eso no es bueno para el Partido ni para la ciudadanía. Regresa en contra de todos: del aparato del partido, de la lógica, de los posibles candidatos, (P. López -estudioso de ingeniería y S. Díaz, emperatriz de Andalucía, venida a menos con esta lucha fratricida que ha auspiciado el tal Sánchez, que necesita de un psiquiatra de cabecera ya mismo).

En principio, la salida al ruedo de P. López nos pareció la utilización de una “pinza” en contra de S. Díaz, pero visto lo visto, más pareciera que de lo que se trata es de un concurso de navajas.

Y mientras, el PSC tan campante, a la espera, como las hienas, de participar en el pastel de lo que quede sin haber gastado nada ni haber pagado su cuota.

Mal pago están dando a la buena labor de Javier Fernández, que ha dado muestras de haber entendido el problema, de ser un caballero, de tener ideología y lógica y de aportar soluciones. Lástima que se puedan perder personajes así y más a manos de petrimetres.

O sea, que por ese lado lo tenemos claro. Ciudadanos parece que camina por la senda de la paz, aunque sin poder lanzar cohetes, pero… pudiendo decir que camina por sus propios derroteros.

A la izquierda unida, plural y morada que “todo lo puede” le va casi como al PSOE y si no, al tiempo. Ese cruces de navajas entre las dos cabezas rectoras del conglomerado no augura nada bueno, vamos, que la cosa no quedará en unas palabritas y con un golpe en la espalda y un apretón de manos, no es nadie el Sr. Iglesias… Y mira que la pretensión del candidato Sánchez es la de unirse con ellos (cosa que ya intentó). 

En la ensalada catalana hay de todo, aunque en este caso con pocas sorpresas. Ya hay un ganador (Junqueras y su ERC) por más que vayan saliendo a la luz cosas que ya sabíamos (aunque ahora nos digan que no son verdad -qué mala memoria tienen algunos-). A. Más parece un vendedor de libros de eso que iban de casa en casa, pero no parece que la cosa le vaya a ir bien (a él, a los demás sí).

Ni A.Más en Cataluna, en su ex-CDC, ni P.Sánchez en España, en su PSOE, Ni P. Iglesias en "Podemos" se han dado cuenta de que han provocado todos ellos un fracaso político muy considerable (cada uno en su sitio) y de que son ya incapaces de concitar a su alrededor fuerzas francas y leales (tampoco ellos lo son) y aún menos de proponer soluciones a la ciudadanía, peocupados como están de mandar y de lo suyo.

Nota: La imagen es "Narciso", figura griega que viene muy bien al caso para que sea repreentante de nuestros aspirantes a líderes plíticos.