5. feb., 2017

Texto

DESMEMORIADOS

En el Diario Oficial de la Unión Europea de 20 de diciembre de 2011 se recogen, bajo el título CONCLUSIONES DEL CONSEJO SOBRE LA MODERNIZACIÓN DE LA ENSEÑANZA SUPERIOR, algunas cuestiones que, 6 años después, habría que analizar con mirada crítica y establecer qué es lo que ha pasado.

Dicho Diario hace en primer lugar una serie de consideraciones, tomando como referencia las Declaraciones, Directivas y Resoluciones habidas hasta el momento en el seno del Consejo. En total se recogen 19 consideraciones. 

En segundo lugar establece unas bases antes de pasar a “invitar a los Estados Miembros de la Unión a colaborar en:

1.Redoblar esfuerzos para aumentar los niveles de educación superior y alcanzar así el objetivo principal en materia de educación de Europa 2020: que en la UE al menos el 40 % de los jóvenes de entre 30 y 34 años posea estudios supe­riores completos o equivalentes, teniendo en cuenta que se prevé que en 2020 el 35 % de los puestos de trabajo de la UE requerirán cualificaciones de alto nivel 

2.Desarrollar vías claras de progresión desde la formación profesional u otros tipos de educación hacia la enseñanza superior, así como procedimientos de reconocimiento del aprendizaje y la experiencia previos adquiridos fuera de la educación y la formación formales, en particular abordando los retos que supone la aplicación y la utilización de mar­cos nacionales de cualificación relacionados con el Marco Europeo de Cualificaciones. 

3.Alentar la elaboración sistemática de estrategias eficaces para garantizar el acceso de los grupos desfavorecidos e infrarrepresentados, especialmente mejorando la extensión, y facilitar información más transparente sobre las posibili­dades y los resultados educativos, así como mejor orienta­ción para que la elección de carrera sea la adecuada. 

4.Aumentar los esfuerzos para reducir al mínimo la tasa de abandono de la educación superior, mejorando la calidad, la pertinencia y el atractivo de las carreras, sobre todo me­diante un aprendizaje centrado en el alumno y facilitando el apoyo posterior, la orientación y el asesoramiento perti­nentes. 

5.Asegurarse de que la ayuda financiera llegue a posibles estudiantes de los grupos con ingresos más bajos. 

6.Fomentar la utilización de las proyecciones de cualificacio­nes y crecimiento y de los datos sobre empleo de titulados (incluido el seguimiento de la trayectoria de estos en el mundo laboral) en la concepción, impartición y evaluación de las carreras, así como una mayor flexibilidad en la con­cepción de los programas de estudio, que incluyan vías de aprendizaje interdisciplinario, con vistas a mejorar las po­sibilidades de empleo de los titulados. 

7.Fomentar la adopción de enfoques centrados en el alumno para la enseñanza y el aprendizaje, reconociendo las nece­sidades de una población estudiantil diversa y promoviendo la diversificación de las modalidades de estudio, también haciendo un uso eficaz de las tecnologías de la información y de las comunicaciones. 

8.Alentar a los centros de educación superior a que inviertan en el desarrollo profesional continuo de su personal y re­ compensen la excelencia en la enseñanza. 

9.Abordar los tópicos y desmantelar los obstáculos que aún encuentra la mujer para alcanzar los niveles más altos en la enseñanza de posgrado y en la investigación, sobre todo en determinadas disciplinas y en las posiciones dirigentes, con el fin de liberar el talento aún sin aprovechar. 

10.Cuando resulte pertinente y adecuado, vincular la financia­ción nacional de los programas de doctorado a los princi­pios sobre la formación de doctorado innovadora y apo­yar el desarrollo de posibilidades profesionales para los investigadores. 

11.Fomentar el desarrollo de las capacidades empresariales, creativas e innovadoras en todas las disciplinas y en todos los ciclos, y promover la innovación en la educación supe­rior a través de entornos de aprendizaje más interactivos y una estructura reforzada de transferencia de conocimientos. 

12.Fomentar, cuando procede, un mayor papel de la investi­gación interdisciplinar en los centros de enseñanza supe­rior, y mejorar los vínculos entre esta y la investigación, con objeto de hacer que el triángulo del conocimiento funcione con mayor eficacia. 

13.Además de las funciones de educación e investigación de la educación superior, fomentar el desarrollo de actividades de un tercer tipo, como la puesta en común de conocimientos y la innovación, el compromiso de la comunidad, el apren­dizaje permanente y dar la debida importancia al desarrollo regional y local. 

14.Fomentar la asociación y la cooperación con las empresas, por ejemplo mediante estructuras de recompensa, prácticas remuneradas, prácticas laborales, incentivos a la coopera­ción multidisciplinaria e interorganizativa, y la reducción de los obstáculos reglamentarios y administrativos a las aso­ciaciones entre centros de enseñanza superior y otras partes interesadas, tanto públicas como privadas. El traspaso efec­tivo de conocimiento al mercado, y en este contexto la continuidad entre la investigación básica y aplicada, puede conseguirse implantando políticas que mejoren la colabo­ración entre una amplia gama de entidades. 

15.Reforzar los vínculos entre los centros de enseñanza supe­rior, los empleadores y las entidades del mercado laboral con vistas a tener más en cuenta en los programas de estudio las necesidades del mercado laboral, mejorar la correspondencia entre cualificaciones y puesto de trabajo, y desarrollar políticas laborales activas destinadas a fomen­tar el empleo de los titulados. 

16.Aumentar la calidad gracias a la movilidad y a la coopera­ción transnacional, en particular: 

a) integrando más sistemáticamente la movilidad con fines de aprendizaje en los programas de estudios, cuando proceda, y garantizando el reconocimiento efectivo de los créditos obtenidos en el extranjero mediante una utilización eficaz de instrumentos de transparencia como el Sistema Europeo de Transferencia y Acumula­ción de Créditos (ECTS), el Suplemento Europeo al Tí­ tulo, la garantía de la calidad y el Marco Europeo de Cualificaciones; 

b) eliminando los obstáculos innecesarios para el cambio de centro entre los niveles de licenciatura y máster, y para la cooperación y los intercambios transfronterizos; 

c)  mejorando el acceso, las condiciones de trabajo y las posibilidades de progresión de los estudiantes, los inves­ tigadores y los profesores de países no pertenecientes a la UE, entre otras cosas, cuando sea factible, resolviendo las cuestiones administrativas que creen dificultades a la hora de obtener visados; 

d)  garantizando que los sistemas de garantía de calidad cubran adecuadamente la enseñanza por franquicia; 

e)  alentando una mayor cooperación institucional, entre otras cosas diseñando carreras que conduzcan a la ob­ tención de títulos dobles o conjuntos. 

17.Fomentar sistemas de gobernanza y financiación más flexi­bles en los centros de enseñanza superior, en particular mediante mecanismos relacionados con el rendimiento y la competencia, y fomentar la profesionalización de la ges­tión interna. 

18.Facilitar el acceso a otras fuentes de financiación, incluida, cuando proceda, la utilización de los fondos públicos para movilizar la inversión privada y otras inversiones públicas.