Blog

11. feb., 2017

LOS ESTIBADORES

Un estibador es un trabajador encargado de la carga y descarga de los barcos. Es un viejo oficio, pues, dado que de él ha dependido siempre la importación y exportación de los productos que se necesitaban lejos de sus lugares de producción. No olvidemos que el oficio más importante de los fenicios ya era el de navegar, llevando y trayendo productos, cuya distribución dependía de este trabajo de estiba.

Pero ahora no nos interesa la historia, aunque podríamos acudir a ella en otro momento. Nos interesa poner de manifiesto que su organización ha cambiado poco desde la época medieval, aunque su importancia haya variado.

En España parece ser que tenemos 6.150 estibadores. Por sus manos o su máquinas pasan el 85% de las exportaciones y el 65% de las importaciones, lo cual sitúa al sector como muy importante en la economía global de este territorio.

Los estibadores tienen su propio sindicato y sus propias prebendas, que se han ido ganando por su su papel en la economía. Tanto es así que nadie puede formar parte del colectivo si no es aprobado antes por el sindicato, lo que hace que esté formado por familiares, vamos, que es un modelo de endogamia perfecto con el que es muy difícil meterse.

La UE aprobó en su día la liberación del sector, con el fin de reducir costes, aumentar la competitividad y romper el monopolio, como ha ocurrido con el resto de sectores industriales y comerciales.

España y el resto de países de la UE tienen un plazo de tres años para la liberación total del sector, liberación a la que se oponen los actuales estibadores, aduciendo, entre otras razones, que esa liberalización es, en la práctica un ERE encubierto y la conversión de sus puestos de trabajo en precarios.

Es cierto que no es el único sector afectado, otros colectivos, como RENFE, ADIF y FEVE están también afectados por esa liberalización, pero parece claro que el cambio es ineludible. Y es que los tiempos y las necesidades son otros y hay que adaptarse. Oponerse al cambio no hace más que afectar al resto de ciudadanos, que para sí quisieran las condiciones que algunos de estos colectivos disfrutan.