Blog

18. feb., 2017

“PISA” CON GARBO

No hace mucho ha sido hecho público el último Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes que se ha de realizar a los estudiantes de 15 años. De nuevo la muestra anunciada será amplia (medio millón de alumnos de 72 países, 37 mil de los cuales serán del nuestro).

En la última aplicación realizada con los alumnos de 4º de ESO (14-15 años) los datos mostraron cierta recuperación de los niveles de conocimientos de nuestros alumnos, lo cual fue anunciado a “bombo y platillo” por las autoridades competentes y muy matizado, por arriba o por abajo, según los casos, por las Comunidades con mayor o menor puntuación.

A fin de cuentas PISA es un ránking y refleja lo que puede reflejar: que el nivel económico y social está en relación con el nivel de conocimientos, que ese nivel guarda relación también con el gasto efectuado por las comunidades, qye los centro privados tienen mejores resultados que los públicos (aunque sea poco)… y poco más.

Cuando se leen y analizan los datos nos olvidamos que el INFORME PISA no es una evaluación del SISTEMA EDUCATIVO, sino solo de los alumnos y solo de algunas competencias logradas o no por esos alumnos. A la vez señala, y eso es claro, por dónde debe ir la acción de los centros educativos: crecimiento y competitividad. Por algo quien realmente está detrás es la OCDE, que no tiene como objetivo, precisamente, ni la mejora de los sistemas educativos ni el desarrollo integral de los alumnos.

Viendo todos los informes hechos públicos se no ocurre que el objetivo final de este tipo de evaluación es que, poco a poco, se estandaricen los sistemas educativos y se optimice el gasto de la educación (lo cual no está mal, pero para eso habría que observar otras cosas).

No es extraño, pues que ya haya salido un grupo que critica la acción de PISA. Dicha Red está impulsada por la Red Social para la Educación Pública en las Américas (Red SEPA) y la Coalición Trinacional en Defensa de la Educación Pública (México, Estados Unidos, Canadá).

Una de las muchas preguntas que siempre nos hacemos cuando aparecen informes como este es: ¿Dónde están los profesores?, porque no podemos olvidar que ellos son los agente más importantes en la administración de la educación.