22. feb., 2017

Texto

PEQUEÑAS Y GRANDES COSAS

 

Un grupo de alumnos defienden, con una campaña bajo el lema “Insultar es de cobardes. Agredir es un delito. Respeto”, la no intromisión de los padres en el deporte escolar, actividad que ha dejado hechos deleznables, como la de aquellos padres pegándose o ejemplarizantes, como el hecho de un Colegio que ha apartado de la competición a todo un equipo por comportamiento racista en un partido. 

Hay más ejemplos, de uno y otro signo, pero parece que al final quienes necesitan de un baño de educación son los padres, que, en definitiva, son los que transmiten esos valores a las nuevas generaciones. En la prensa de hoy (véase) se puede leer: “Un futbolista brasileño en Serbia llora tras aguantar insultos racistas durante un partido entero”.Y no es que sea algo anecdótico, el Club de Fútbol de Lleida ha despedido a un jugador por sus comentarios racistas en la redes y podríamos poner ejemplos, positivos y negativos) hasta la saciedad, pero su origen está en la propia escuela, más aún, en los propios hogares.

Y ya que hablamos de niños, nos resistimos a dejar pasar la ocasión sin citar el hecho de que hay conductas de mucho riesgo que están aumentando desde primaria, como es el “sexting” (ver), hasta el punto de que algunos estudios nos dan el dato de que un tercio de los alumnos de los últimos cursos de primaria es víctima de acoso (de ese tipo o de bullying” (ver).

Al lado hay que colocar la queja de los profesores por el poco respeto que les tienes padres y alumnos (ver).

Es difícil recuperar la confianza en la educación si ni los propios padres son capaces de colaborar y si los niños se hacen los reyes de las normas y leyes que han de regir su convivencia.

No creo que la disyuntiva de si se educa en casa y se aprende en la escuela es válida, tal y como se pretende desde algunos foros (un ejemplo), sino más bien que entre todos y en el ambiente que nos toque educamos y enseñamos. Esperamos que no se olvide (aunque, a decir verdad tenemos poca esperanza de que eso ocurra)