1. mar., 2017

Texto

¡QUÉ NOS DAN?

Hemos de vigilar más lo que tomamos para desayunar. Estoy convencido de que hay una mano negra que nos pone algo en el café, té, leche, zumo o lo que sea que tomemos por la mañana y por eso luego nos suena tan raro lo que ocurre y no sabemos interpretarlo.

Un ejemplo: Hace un par de días declaraba el Sr. Homs ante el Tribunal Supremo de Catalunya (no hace falta decir nada de las virtudes de las que carece ese señor, son de sobra conocidas) y dice que “EL 9 de noviembre no hubo una consulta, aparte de que el Tribunal fue inconcreto… y ni siquiera era una resolución. Lo que había era un proceso participativo”. (Ver).

Somos conscientes de que hay muchos “empujones” contra la democracia o que la cuestionan para ponerla solo a favor de unos pocos, lo que hace que muchos representantes vayan cambiando de máscara (o chaqueta, que tanto da) para que no se acabe de ver cómo son en realidad, pero ¿hace falta llegar a esos extremos?

La Vanguardia del 27 de febrero (prensa que, como es sabido, es opositora al régimen, apunta: “El exconseller ha reconocido que preparó el proceso participativo del 9N, que encargó la publicidad de esa consulta a la empresa Media Planing, que alquiló el pabellón italiano de la Fira para dar una rueda de prensa de comunicación de los resultados de la consulta y que la Generalitat usó los datos custodiados por el Institut d’Estadística de Catalunya para enviar una carta a todos los catalanes mayores de edad informándoles de la celebración del evento del 9N.

También ha explicado, presionado por las preguntas del fiscal, que en todos esos preparativos del proceso participativo del 9 de noviembre de 2014 no intervinieron los voluntarios. “Hubo voluntarios en muchas fases. Fueron ellos quienes se encargaron de recoger los resultados y de gestionarlos”, ha dicho Homs, pero ha reconocido que en la fase previa de contratación administrativa para, por ejemplo, comprar 7.000 ordenadores, “que se han destinado a educación, no intervinieron los voluntarios.”

También somos conscientes de que muchas veces esos representantes solo hablan o construyen frases para los convencidos, para los “suyos” (por cierto, frase muy repetida entre los de la antigua CIU), pero ¿es preciso considerar al resto de la humanidad incapaz de pensar?

Quizá en un día como hoy habría que hablar de la entrega de los premios Óscar de cine… pero creo que eso es una anécdota que, por cierto, se repite cada año y que es explotada “ad infinitum” por la prensa de todo tipo. Peor es que hay hechos que tapan o deslucen otros, debenperdonarnos.

Cuando antes decíamos que muchos representantes cambian de máscara nos referíamos, entre otros, al nombrado Sr. Homs (por cierto, en Siria hay una ciudad con ese nombre con muchos muertos por culpa de la guerra), porque a la vez que encabeza procesiones y se hace el chulito (fuera del tribunal) anda en negociaciones para salvar el pescuezo, de esas que ahora se llaman “discretas” (los matemáticos deberían oponerse a que algo que no sean números se denominen así).

No queremos entrar en dos noticias más que, entre otras, llaman poderosamente la atención:

  1. EL Sr. Mas rechaza que haya caso del 3% tal y como dicen las informaciones al respecto
  2. La Generalitat exige por carta al Estado que vigile a quién vende armas (no dice nada de micrófonos ni de que el Estado Español habrá llegado a su fin si condena a Homs…)