Blog

2. mar., 2017

EL COLOR DEL CRISTAL

Siempre hemos oído decir que las cosas son del color del cristal con que se mira. Es una manera resumida y popular de decir que las cosas pueden no ser como parecen y que las más de las veces tienen variadas interpretaciones (profusas, confusas y difusas). Por eso mismo hemos de cuidar la capacidad de discernimiento, la racionalidad (desde la cultura, claro), el análisis riguroso, el conocimiento y la capacidad mental. En resumen, hemos de leer sin gafas de colores y con la cabeza, no con las vísceras o los afectos o hacerlo después de dejar clara nuestro punto de vista, para no llamar a engaño a nadie.

Aquí, bajo la pretensión, no de dar a conocer, sino de dar elementos para la reflexión, para mirar desde otras posiciones los hechos conocidos, por sabidos o publicados, intentamos poner la cabeza, pero admitimos que a veces se nos puede escapar alguna víscera. Aunque suponemos que eso se ha ido viendo en las entradas que llevamos en este blog y en el que fue su predecesor.

Hemos estrenado mes y parece que la posición de la tierra y el sol, aparte de darnos más tiempo de luz, nos predispone más a la apertura, a las visiones panorámicas. Ya iremos viendo si eso es así.

Si miramos las noticias podemos ver que el largo peregrinaje de la ex CDC de Cataluña, que lleva en “estudio" ni se sabe el tiempo, va entrando en visión judicial. Sin que acabe aún el caso de la presunta desobediencia o falta de comprensión lectora de Mas, Homs o Rigau, se inicia el juicio sobre el denominado “Caso Palau”, que intenta esclarecer el expolio del Palau de la Música de Barcelona.

Somos conscientes que los juicios tienen que llevar su tiempo, pero nos gustaría más rapidez, al menos en la parte de la Instrucción, sobre todo porque los políticos (y más los implicados) intentan, mientras tanto, intoxicar la vida política y eso hace que el panorama parezca Londres en una noche de niebla cerrada, esa que ellos denominan puré de guisantes o algo parecido.

Para añadir palos en las ruedas, la Vanguardia ha publicado un artículo que creemos que vale de ejemplo para eso que decimos. Se titula “El estudio que demuestra que mentir no quita votos a los políticos”, vamos, animando…, que éramos pocos.

Para paradoja, el Premio a la Drag Sethlas en Las Palmas. Representa, de un modo nada ortodoxo, escenas de la Religión Católica. Se inspira en la Virgen María y en Cristo crucificado “buscando polémica” -dice él-, como si eso sirviera de excusa para todo (y aspira a ser profesor de Religión). Y es que estamos locos.

Al lado de esa noticia o por encima, no lo sabemos, está el tira y afloja entre Ciudadanos y el PP a cuenta de la imputación del Presidente de Murcia, tema que lleva ya 10 tinteros gastados sin que aún se haya solucionado nada. A ver si el día 6 se aclara algo el paisaje.

Y la violencia de género y en el seno del hogar parece que ha entrado a la carrera en ese 2017. ¿Qué estamos haciendo mal o no haciendo?