Blog

3. mar., 2017

LA REALIDAD PUBLICADA (Una reflexión)

Las heridas del PSOE siguen abiertas, es más, pareciera que entre todos se hubieran puesto de acuerdo para tirar cada uno para su lado y hacer las brechas más grandes aún.

Seguimos viendo a P. Sánchez como un vengador (pensamos que de su honor, porque no encontramos otra razón) y con un discurso que, como dure un poco más, nadie podrá distinguir del de P. Iglesias. El programa presentado en Madrid y el tono empleado nos reafirma en esas cosas que decimos: radicalización y venganza.

Nos llama la atención de que a su alrededor se vean pocas caras jóvenes y, desde luego, pocas caras que hayan representado algo en el partido (apenas han aparecido a su lado, salvo error por nuestra parte, J. Borrel y C. Narvona)

Ante el resentimiento y rencor que muestra este candidato y su ruido mediático, parece que P. López, el otro candidato, ha adoptado la postura más del “aparato”, más tranquila, mientras todos esperan que S. Díaz desoje la margarita y decida de una vez si va hacia delante o se queda donde está.

Nuestra conclusión de todos modos es que entre las cuatro partes en cuestión (candidatos presentes y futuros y gestora) no va  a tener fuerzas para restañar las heridas.

Podemos ha cerrado filas ya alrededor de la posición más radical y ha pasado la hoz por las cabezas que se mostraron díscolas, aunque nos da que la cosa aún va a seguir escociendo un tiempo largo (hay que esperar a las primeras elecciones para saberlo).

Pero, con todo, Podemos será el ganador en la lucha fratricida del PSOE si es que esta sigue.

Seguimos sin entender que en los movimientos del PSOE nadie quiera poner un poco de cordura en la posición de PSC o en sus relaciones, porque tiene hay un forúnculo de grandes dimensiones. 

El problema para los dueños de la opinión pública (o sea, los ciudadanos) es que, mientras, los problemas reales ni se arreglan ni se espera que sean tratados, liados como tenemos a los políticos en cuestiones de tanta enjundia como los Carnavales Canarios, las campanas de Madrid o las votaciones a pié de calle. Bueno también andan despistados con el Presidente de Murcia, más que nada porque lo que se sabe no se acaba de entender si es por churras o por merinas, por galgos o podencos.

Llegados aquí (hoy nos hemos reservado a Ciudadanos y al PP, que ya les tocará), nos preguntamos…¿Dónde queda el problema de la seguridad, de la inmigración, del paro juvenil o del paro en general, de los sueldos de miseria, de la sanidad, de la educación, de lograr la igualdad de todos ante hacienda, ante las herencias o ante la aplicación de las demás normas -justicia incluida-? 

Y es que cada día la brecha entre las opiniones públicas y publicadas es mayor, ¿no?.