Blog

14. mar., 2017

LO JUDICIAL

Últimamente pareciera que todo lo que ocurre y que marca el ritmo del país sale o se debe a lo que acontece en los tribunales de Justicia. No creemos que haya Comunidad o tema que no se esté tratando en alguno de los muchos tribunales que tenemos.

Los nombres dados a cada una de las investigaciones forman parte ya del acerbo cultural de todos y, por más que parezca que todos están en el mismo “lado” (léase PP) parece que la cosa es un poco más amplia, por lo que quisiéramos hacer algún apunte al respecto.

Ya pasó el llamado “caso Urdangarín” en las Islas Baleares y está en danza, con bastantes derivaciones, el denominado “caso Gurtel” en la Comunicad Valenciana (PP). Ambos parece ser que tienen algún punto en común, pero pronto lo sabremos.

El caso “de los ERE” y de la “formación” en Andalucía no acaban de caminar judicialmente, aunque sí que ha habido actuaciones previas que han afectado a los ex-presidentes Chavez y Griñán (PSOE).

En medio hemos tenido el juicio por “desobediencia” contra la última cúpula de CDC (Convergencia Democrática de Cataluña antes y ahora con un nombre que no nos hemos aprendido nadie) en Cataluña, que ha afectado al ex-presidente Mas y a las ex-consejeras Rigau y Ortega. Es un caso con muchas lecturas, claro (como casi todos) pero con muy malas reacciones, pues pareciera que algunos están o queren estar por encima de las leyes y eso solo pasa en los regímenes totalitarios, en los que el líder es intocable.

Ahondando en la herencia de CDC está en marcha el “caso Palau”, sobre la financiación de CDC y de los propios implicados: Millet, Montull, Gemma Montull y Daniel Osácar y parece que se abre el proceso sobre el caso “Pretoria”, que sentará en el banquillo a Luis García (PSOE), Prenafreta y Alavedra, estos dos últimos considerados los dos grandes prohombres de los gobiernos últimos de Jordi Pujol.

El caso Palau es la puerta para de juzgar a implicados en el caso 3%, en el que desfilarán (como testigos) personajes como: la actual presidenta del Palau, Mariona Carulla, el director tras estallar el escándalo, Joan Llinares (que fue quien denunció la corrupción), los ex-consejeros de la Generalitat Felip Puig, Pere Macias y Joaquim Nadal, el actual presidente del grupo parlamentario de Junts Pel Sí (JxS), Jordi Turull, el arquitecto Òscar Tusquets, el ex-tesorero de Convergència Andreu Viloca el dirigente de CDC Àngel Colom, el exdiputado de CiU Jaume Camps o el abogado Miquel Roca. 

No se puede dejar fuera, aunque su ritmo nos parece demasiado lento lento, el caso de la familia Pujol al completo.

Deben perdonar que no hayamos aplicado pincel fino. Solo pretendíamos, a la luz de las informaciones, poner en evidencia que “en todos los sitios cuecen habas” y que no vale jugar a desviar la atención.