Blog

26. mar., 2017

ARIADNA (El hilo del laberinto)

Que el mundo anda revuelto no es preciso justificarlo. No hay medio de comunicación que no lo deje claro, pero uno espera que los altos cargos de algo tan serio como la UE, que representa a muchos países tenga cierta clase, cierta elegancia o actúe con diplomacia, esa que se requiere para representar a tantos y tan diversos intereses y sensibilidades.

Pues bien, el Sr. Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, que no hace tanto fue elegido ganando a un ministro español (Luis de Guindos), nos dice lo que hacen los griegos, españoles, italianos y portugueses con su dinero cuando no asumen compromisos con sus virtuosos socios del norte para reformarse y aplicar ajustes económicos. en una entrevista con el 'Frankfurter Allgemeine Zeitung’ deja esta respuesta: “En la crisis del euro, los países del Norte se han mostrado solidarios con los países afectados por la crisis. Como socialdemócrata, atribuyo a la solidaridad una importancia excepcional. Pero el que la solicita, tiene también obligaciones. Uno no puede gastarse todo el dinero en copas y mujeres y pedir luego que se le ayude

Se supone que después de esta andanada se quedaría desahogado.

Pero no es el único político que anda por ahí aireando desahogos. En nuestro parlamento se ha dejado dicho textualmente:

"Yo preparando esta pregunta he llegado a la conclusión de que a usted el informe de los letrados le trae sin cuidado, pero como usted maneja la prosa de Lope con destreza he estado reflexionando sobre la expresión que utilizaría usted. Tiene varias opciones: me importa un comino, me importa un pimiento, me importa un huevo, me importa un rábano o me importa un pepino", ha replicado Iglesias, quien ha ido mucho más allá.

"Incluso tiene usted otras fórmulas más directas: me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela, me la refanfinfla e, incluso, he encontrado una si los señores de la bancada del PP que acaban de insultar a un compañero mío me permiten terminar, que creo que se adapta perfectamente a su estilo: me la bufa.

A usted el informe de los letrados se la bufa. ¿Y sabe por qué se la bufa? Porque lo importante, que son los presupuestos, ya los tiene atados”.

No creo que haya que citar el nombre del político en cuestión.

Y es que ya vale todo.