23. abr., 2017

Texto

+INFORME PISA

Ya nos hemos hecho eco del último Informe Pisa 2015 en al menos dos entradas, pero ese informe contiene muchas cosas de interés, quizá por haber incluido algo más que los puros datos de rendimiento académico.

Entre las cuestiones que aborda, aparte de las ya tratadas, figura la ANSIEDAD. A ese respecto se dice en dicho informe que el 48% de chicas y chicos sienten ansiedad a la hora de enfrentar el estudio de cara a los exámenes. De hecho, hasta el 67% del alumnado siente algo de ansia incluso aunque lleve las pruebas bien preparadas.

En la presentación de los datos, Andreas Schleicher, máximo responsable del PISA, aseguró que esta ansiedad no se debe tanto a que haya muchas tareas escolares, sino al tipo de trabajos que se les plantean a los estudiantes y aduce que “Los deberes deberían complementar lo que se hace en la escuela, no ser un sustituto. Deberían ser experiencias de aprendizaje diferentes. Por ejemplo, si enseño la gravedad, que los alumnos hagan algún experimento en casa”.

La ansiedad conlleva inquietud, excitación e inseguridad, aparte de angustia y todo ello es preciso evitarlo en la enseñanza. La labor del profesorado es vital en este aspecto y, sobre todo, su sistema de evaluación o de hacerse o emitir juicios sobre sus alumnos. Y a ellos invocamos porque el aprendizaje necesita de cierta seguridad personal.