26. abr., 2017

Texto

VELOCIDAD

Los sucesos acontecen con tal velocidad que no da tiempo para reflexionar sobre nada. Hemos dejado pasar por alto la “mentirade Trump, haciendo creer al mundo que una parte importante de su flota iba camino de la Península de Korea, cuando estaba en el Pacífico camino de unas maniobras militares conjuntas con Japón. Vamos, hasta el presidente (curioso especímen de la raza humana) de Korea del Norte se creyó ese hecho.

No sabemos cómo van los sucesos en Siria, Irán, Afganistán, Los EE.UU, Rusia, Turquía y los Kurdos. Se nos está pasando por alto la situación -grave donde las haya- de Venezuela.

Hemos casi olvidado, si no olvidado del todo, que aparte de los desmanes de algunos miembro del PP, existen abiertos procesos judiciales al Clan Pujol y miembros de la antigua CDC, del mismo modo que siguen su curso -OCULTO- las diligencias sobre los ERE andaluces, la Formación en ese territorio, el comportamiento de las Centrales Sindicales (UGT y CCOO), aparte de las amenazas -continuas y graves para la convivencia- de la clase política catalana en el poder (variopinta ella y muy valiente de boquilla).

Hemos dejado de hablar y preocuparnos de las hipotecas, las cláusulas “suelo”, los desfalcos, las imputaciones a políticos que fueron importantes en su día (p.e.: NARCIS SERRA).

Incluso estamos dejando pasar sin pena ni gloria la pugna -que es de vital importancia para nuestro futuro- de las elecciones primarias del PSOE.

Ahora hemos puesto la vista en las primarias francesas y a muchos se les ha escapado un largo y profundo suspiro, unos por alivio y otros por miedo de los datos.

Mientras..se analiza con lupa la convocatoria de elecciones en el Reino Unido, que es cierto que nos afectan, aunque no votemos en ellas, pero que tapan o hacen olvidar otras cosas.

Y es que todo camina a una velocidad endiablada que nos deja sin tiempo para el análisis y la reflexión y nos induce al olvido o a pensar que todo lo que recordamos ocurrió hace mucho tiempo.

Una pena.