Blog

29. abr., 2017

EL ABANDONO ESCOLAR

(¿Fracaso social o fracaso de la escuela?)

El abandono escolar, esto es, el hecho de que haya alumnos que dejen el centro educativo sin haber completado el ciclo formativo que les corresponde  y no regresen a él, suele tomarse como uno de los indicadores del funcionamiento del Sistema Educativo de un país. 

No deja de tener su importancia y no podemos quitársela a ese hecho, pero pensamos que habría que distinguir entre los que abandonan el sistema por problemas escolares, los que lo hace por motivos económicos, por el fracaso o ruptura social o por el funcionamiento de la escuela.

Porque, visto globalmente, impresiona, pero si miráramos dentro de las cifras podríamos establecer mecanismos diferentes a los propiamente escolares y solucionar mejor el problema, al menos vistas las cosas desde nuestro planteamiento.

El caso es que, en España, el 18,98% de los jóvenes de entre 18 y 24 años ha dejado de estudiar al terminar la ESO, lo que nos convierte en el segundo país de la Unión Europea en fracaso escolar.

Esta tasa sólo está superada por Malta (19,6%) y se sitúa muy por encima de la media europea (10,7%), según los datos de Eurostat. El último dato del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a 26 de enero de 2017, sitúa esta cifra en ese 18,98%.

La proporción de fracaso escolar es muy superior entre los chicos (22,7%) que entre las chicas (15,1%), de acuerdo con los datos de Eurostat.

Con todo, España ha logrado reducir la tasa de abandono escolar en la última década del 30,3% que se registraba en 2006 al 19% de 2016, aunque sigue lejos para llegar a cumplir la meta nacional de rebajarla en 2020 al 15%, cinco puntos menos que el objetivo para toda la UE.

Las tasas de abandono escolar temprana más bajas se dan en Croacia (2,8%), Lituania (4.8%), Eslovenia (4,9%) y Polonia (5,2%).

España registra mejores resultados en el segundo de los indicadores en materia educativa que la UE ha fijado para 2020 de lograr que el 40% de la población de entre 30 y 34 años haya completado con éxito la educación universitaria, donde tenemosuna tasa del 40,1%.

También en este caso las mujeres españolas (46,6%) registran mejor resultado que los hombres (33,5%).