1. may., 2017

Texto

NUNCA ACABAR

No hemos salido del “rosario” de encausados que, cual cerezas, van colgados del caso de la Comunidad de Madrid, encabezado por el que fuera su presidente, Sr. González y que, en su conjunto, se ha dado en llamar “Operación Lezo” y ya tenemos ante nosotros una nueva “operación”.

Blas de Lezo fue un almirante español, considerado a día de hoy como uno de los mejores estrategas de la historia de la Armada Española gracias, en gran medida, a su defensa de Cartagena de Indias en Colombia durante el asedio británico de 1741. Y dicha operación se llama así porque la punta del hilo que inició esta operación se encontró en unas conversaciones acaecidas en dicha ciudad. No sabemos si eso hace honor al Almirante, pero bueno, para gustos están los colores.

Esa “operación Lezo” lleva acusaciones de  presuntos delitos de organización criminal, prevaricación, malversación, cohecho, blanqueo, fraude y falsificación documental, por dirigir una trama corrupta que habría desviado fondos del Canal de Isabel II, la empresa pública madrileña que presidió el Sr. González entre 2003 y 2012.

Ahora se trata de Andalucía, donde, por fin, la Audiencia Provincial ha establecido el listado definitivo de encausados por el denominado “Caso de los ERE” (Expedientes de Regulación de Empleo). Ese listado lo componen 22 nombres de personas con cargos oficiales, pertenecientes todos ellos al PSOE, próximas todas ellas a los también encausados Srs. Chaves y Griñán.

Es un viejo caso, es cierto, tanto que ya casi pasa desapercibido y creemos que así hubiera sido si fuera porque ha sido utilizado como martillo en la campaña de primarias para ocupar la Secretaria General del PSOE por el Sr. Pedro Sánchez contra la Sra. Susana Díaz, que ya son ganas de ensuciar la campaña.

Aparte de ese hecho que acabamos de comentar, llama la atención que, desde el partido afectado, se estén usando como “defensa” o lo que sea (cortina de humo), los mismos argumentos que se critican cuando los usa el PP . Creemos que no hay otros en casos así, como también creemos que ya va siendo hora de “ventilar” todos los casos antiguos que llevan años amartillando la cabeza de los ciudadanos sin que haya resolución final.